art

Browne

Calambres Exquisitos

Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu. Vivir no es otra cosa que arder en preguntas. No concibo la obra al margen de la vida(Artaud)

sábado, 24 de noviembre de 2007

GUERRE@S de Luz



El espesor del presente
Es
Una amplitud de miras que se estrechan.
Y la iluminación está
Entre cada pensamiento


Acción en busca de si misma
Volviendo a empezar a ser
Mientras pasa la vida haciéndose,
Pensándose
Se acordó de sentirse
Como CONSCIENCIA CONSTANTE

Ése pretencioso ególatra al que dejar de hacer caso
Dios condicionado miles y miles de años
Cubierto por el disfraz
Desde el seno materno al fatal desenlace:
Homínido homicida

Y en dos días y medio
Al bajar de la mágica montaña
Volver a sentir la maravilla
De la creación atómica
El refulgir de los ojos que casi no miran
Para Re-conocer otra vez el lenguaje de las hormigas
Y abrazar al mago creador tras cada voluntad que exista

Cuanta sabiduría hay
En una hoja movida por el viento
Universo sincronizado por la danza
Hálito de vida que recorre
Y es suceder en esta presencia

Considera al mundo
Como una extensión de ti mismo
Y olvídalo todo
Y vuelve a ser de nuevo
Como siempre se ha sido

Reconozco que no son más que palabras

Dice un refrán antiguo:
“Unos gramos de práctica
Pesan más
Que toneladas de teoría”

3 Pulsaciones:

A las 26 de noviembre de 2007, 21:56 , Blogger Viktor Gómez ha dicho...

'El espesor del presente' me remite raudo a Jenaro Talens, pero por afinidad involuntaria. Toda poesía es copía, es repetición, rebelión del ser y abajamiento del saber. La poesía ansiosamente palpa, roza, tantea, olisquea, pellizca, sopla, se revuelve, vuelve por el corazón al origen de la búsqueda.

Queremos experiencias, porque sabemos que somos ese confluir de líquenes y aire, moscas, luz atrapada entre ramas, agua queda, verdín en las piedras y en el cielo pájaros fugaces sin memoria de otro oficio. Queremos experiencias y no recordamos que la theoria es la suma de una experiencia y su reflexiva constatación en el pensamiento escrito.

Queremos don, pero olvidamos que el don se recibe, no se posee.

El ser y el tener. ¿Qué haces con tu vida, mercadeo, deriva, incendio?

Nemo, una aventura es siempre escribir como tú lo haces, con el jugo eléctrico de tu mente, con chorros de vida irretenible en la garganta, en los ojos, en las manos. A muerte, así parece que escribes, como un duelista. Y haces bien, compañero, porque renunciar a decir-ser es en parte dejar morir una parte de nosotros que se debe a los semejantes, a lo extraño, a la claridad del instante.


Cuidate bueno,

Tuyo,

Víktor

 
A las 27 de noviembre de 2007, 12:32 , Blogger Nemo ha dicho...

A veces es difícil escapar de lo que proyectamos en los demás amigo. La teoría de la relevancia que se pone en el otro para ver qué piensa, o qué siente. En lugar de sentir sin pensar. De vibrar, de entrar en consonancia, como se quiera decir o se haya dicho...Te agradezco, otra vez, y otra, tus palabras. Lo que me enseñas. Lo que aprendemos.
No conocía a ese poeta, el verso lo puse por un comentario tuyo, en el que hablabas de ese espesor del presente.
Nos vemos pronto, aunque quede un mundo.
Un abrazo y salud

 
A las 27 de noviembre de 2007, 12:32 , Blogger Nemo ha dicho...

Perdón, sí habia oído a Talens, pero lo leí en ti.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal


han venido