art

Browne

Calambres Exquisitos

Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu. Vivir no es otra cosa que arder en preguntas. No concibo la obra al margen de la vida(Artaud)

lunes, 4 de junio de 2007

Una vez, estando sentada cerca de la biblioteca, se acercó a mi un tipo viejo y cansado. Olía a alcohol pero qué importancia tiene eso cuando las verdades se deslizan bruscas, si acaso algo puede hacerlo de otro modo que no sea ese, por no hablar de ciertos besos olvidados en ciertos cajones, y las debilidades de la carne y los billetes.
Me dijo, he venido a salvarte porque en tus ojos hay algo puro y aún vivo.
Entonces yo tenía unos 16, claro.
Corazones mediáticos, reducir el corazón a un exabrupto, contratos de un año, verdades verdaderas.
La gente está muerta, yo lo estoy, oh no soy de esas que lograron escapar del gran oleaje. Lo que me queda por delante parece estar trazado parece estar dispuesto , con la mesa elegante, con la cama caliente, con la nevera congelando alimentos.
Los muros siguen siendo muros, los ojos no dicen nada nuevo, los amigos se resbalan en cientos de escaleras que están ahí también para mí. Ven, ven, te llevaremos al centro comercial, ven, ven, te llevaremos de paseo los domingos, ven , ven, acojeremos a tus hijos en nuestro seno, te daremos, oh, si, todo, ven , ven...
Me hurgo la nariz con las manos de pintura, me mancho me deshago del humo en mis pulmones ciegos, no miran lo que fuman, no miran de quien. La ciudad me atrapa como en un salon de preciosos manteles con canapés variados, de sillas sinuosas que invitan a morder el polvo solo por poder comprar un rato de mi culo en su terciopelo.
Yo no estoy aquí para daros mi tiempo, yo quisiera, quisiera, estar lejos cerrando mis ojos para ver mejor, atravesando rios, mares, tierras..
Imaginarme que nunca he estado aquí.

0 Pulsaciones:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal


han venido