art

Browne

Calambres Exquisitos

Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu. Vivir no es otra cosa que arder en preguntas. No concibo la obra al margen de la vida(Artaud)

jueves, 31 de mayo de 2007

Su-yo tu-yo

Su cólera, se inflama en un instante.
Su mente, carece de nido.
Su piel, es como la de los niños.
Su arma, no tener sentido.
Su esperanza, no desesperar.
Su sueño, despertar de lo vivido.
Su pena, la trae entre los ojos.

miércoles, 30 de mayo de 2007

Libro esclavo.

Recuerda cuando Moisés dijo a su familia:
“He distinguido un fuego.
De él os traeré noticia o un tizón ardiente.
Tal vez os calentéis”
(AZORA XXVII. Las hormigas. Versículo 7. Misión de Moisés. El Corán)

Ut ignis aurum probat, ita miseria fortes viros.



¡Profeta! Di a tus esposas: “Si deseáis la vida mundanal y sus falsas apariencias, ¡venid! Os haré gozar y os dejaré en hermosa libertad”….
¡Mujeres del profeta! No sois como las otras mujeres. Si sois piadosas, no seáis humildes al hablar, pues aquel en cuyo corazón hay una enfermedad os desearía. Hablad lo acostumbrado.
(AZORA XXIII. Los partidos. Las esposas de Mahoma).


Ni a tu hijo, ni a tu mujer, ni a tu hermano, ni a tu amigo
Des poder sobre ti en tu vida, ni des a otros tus riquezas,
No sea que arrepentido tengas que mendigarles a ellos.

Mientras vivas y haya en ti aliento
No te entregues a ninguno.

Por que más vale que tus hijos te pidan a ti,
Que tú tengas que mirar suplicante a sus manos.
(31,21 ECLESIÁSTICO. Independencia en la vida)


Anunciaré el decreto de Yavé:
Me ha dicho Él: “Tú eres mi hijo,
Yo mismo hoy te he engendrado.
Pídeme y te daré en herencia las naciones,
En posesión los extremos de la tierra.
Los regirás con cetro de hierro,
Como a vasos de alfarero los triturarás”...
Servid a Yavé con temor,
Postraros ante Él temblando;
No se irrite y os veáis perdidos,
Pues su cólera se inflama en un instante.
(Salmo 2)

Sic respondit, ut nemo loqui auderet.

Venio ad te ne solus sis.

27 de Mayo del 2007

Reunidos en la mesa de un paradisíaco jardín
siete personas seguían el resultado electoral,
Ninguna
de ellas coincidía en sus ideas políticas
todas querían tener razón
pero siempre discutían con moderación.

De repente una de ellas miró a su alrededor
realmente podían hablar
sencillamente se sentían libres para opinar
y gritó en alto: LIBERTAD
todos callaron
todos pensaron
y con unánime convencimiento
asintieron con la cabeza
despacito
levantaron los ojos
poco a poco
con miedo a mirarse a la cara
con miedo a coincidir
esta vez miedo
el de verdad

Sin embargo
todos sabían
se sabían
levantando sus copas
sabían que iban a brindar

Lo cierto es que se habían dado cuenta
por primera vez
que libertad significaba
no tener la obligación de hablar



Ni de callar

martes, 29 de mayo de 2007

Oídos gangrena

Delante del veneno intenso y pleno del mundo,
Esparcido por primera vez,
Una vez
Por siempre,
Sobre la piel de la tierra,
Desde la caja maldita de Pandora.
Presentes que parece mentira que ocurran juntos.

El asombro predecible,
Que da
Las gracias al hábito
Y arrincona la desazón,
Institucionalizando la barbarie.

No hacen por compararse con la sensación
Entre sorpresa y olvido,
Tantas veces sucedió,
Que te produciría en el alma
De dudas inconexas,
Imprecisas,
Repleta.
Sentir,
Oír,
Decir:
“Es: ... esto…”
Jamás.
Jamás.
Nunca quiero respirar
El aroma de azufre verdad,
De ese cáliz de hojas verdes caliciformes.
No quiero saber nada de secretos.

De que van
Las escuchitas
De los de dentro.

Poética.

Señoras,
Señores:
Ya no disfruto con malabarismos sospesados de merengue con el tiempo
Que se pierde
Hablando con una escoba en la barbilla.
¿Títeres?
Mejor sin cabeza.
Por que no tendremos nada
Hasta no tenerlo todos
Por que tengo
Cosas que decir
Ante la luz que apaga lo mirado.
Truenos y rayos.
No quiero
Que mi oportunidad de contar,
Traiga dolor,
Sea una imagen,
Sirva de algo,
Evoque otros algos.
Los números no riman.
Quiero
Que haga
Todas esas cosas.

Espejo roto

Verdad es:
Tras alguna posibilidad,
Constantemente de funeral,
Nacía otro sonido de más al compás,
Y también
Alguna vez se paró la música.
Todo silencio,
A la espera,
La siguiente nota.
Encantado del prestado tempo.
Con cierta frecuencia de veces.
Y el defecto de excesos.
Indagando,
Como en general
Acontece,
Un ritmo,
El mío.
Poca cosa palmaria,
Poco por lo que hacer palmas.
Y quedó,
A su vez,
Con todos trabajando de extras,
El escenario impoluto en sus cosas,
Dándoselas de eso.

Mientras,
Por entonces,
Sin pausa,
Fui haciéndome,
Dejándome hacer,
O fue que creí hacerme.
Veloz en resistir,
Vivaz en aprender,
Convencido de perecer,
Cansado de responder,
Acobardado de parecer,
Vencido de pretender.

Y el hacer uso
De vanidades propias,
Que ni a mí
Pueden
Interesar para demasiado,
Endebles como la materia.
Ayudo
A que resbalaran
Vanas,
Tantas ganas
Que mi voluntad enraizada,
De estrella de mar amputada y sesgada por el océano maléfico,
Padeció
Con cada primavera su invierno.
De nuevo,
Otra vez lo viejo,
(Y otra vez de nuevo).
Y quedó
Pendiente de ser menos caduca.
Y todavía
Espero.

Para después,
Sin más,
Restando:
Esquivar lo obvio,
Ocultar la cara
Y multiplicar en número y en tiempo,
Cada una
De las máscaras.
Empezar a escribir otras cosas,
Buscando,
Necesitando,
Algo más
Que nada.

Hoy
(Por ayer)
He roto el espejo.

JEJEJE 8.

A mi me gusta la galleta.
Yo prefiero esa parte
Más empalagosa,
Esta del centro.
Pásame la cuchara.

Orden del día:

1. Una partida de RISK, que gane el mejor.
2. Parte y reparte.
Hoy toca:
a) Lagos de África.
b) Prospección en Alaska.
c) Escudo para los malos.
d) Mirar a ver que se hace con esas energías de gratis.
e) Excesos de alimentos: no perdamos dinerito.
f) Torturar estrategias.
g) Cronometrar los códigos de los maletines.
h) Sincronizar nuevos trucos.
i) Alunizar adosados para nuestros hijos.
3. Salir guapos y ordenados en la foto.

Afuera:
Se rompen unos escaparates.
77 horas llevan 30 hombres agarrados,
Ya sin sueños,
Sólo con mucho,
Mucho miedo,
A una red,
De las de arrastre,
Ya sin fuerzas.
Se incendian unos contenedores.
Se pinta la pared de unos bancos.
10.000000 de personas
Han muerto
Injustamente
Mientras leías esto.

Adentro:
Les llevan el almuerzo.
Hoy
Otra vez
Toca:
Gentes viviendo muertas.


Mientras me inundas las sábanas de palabras
Sacio mis ganas en el papel
Que eterniza el rayo matutino
Con el que me avisa el despertador de que
Son las ocho de la mañana, comienza el día
¡Cinco minutos, cinco minutos!
Venga, ya es hora,
Ya es hora de ensoñarse

Sí,
La vida es sueño
Y vago por las calles abstraída
Paliando mi insomnio nocturno
Con mi soñar despierta

Caminando por los algodones
Esponjosos, mullidos
como tu colchón
(¿)sin sentir la destrucción(?)
Mientras sigo mojando camas y
Llenando folios.

Si escribes NO conduzcas. RECITAL 31 MAYO

E l J u e v e s 3 1 d e m a y o d e d o s m i l s i e t e

La era de la destrucción
da inicio...

E n e l L o c a l I g n a c i o E l l a c u r í a

(sito en la C/ Ribarroja, 4 bajo; barrio de Campanar; Valencia, Península Ibérica, Europa, Tierra, Sistema Solar, Vía Lactea, universo conocido)


Recital poético-salvaje a cargo de:


Eduardo Amiñana del Cózar (Robert Crumb Jr.)
Mariví Fito Maupoey (Vicenta)
Agustín Linuesa (Angus)
Safrika (Safrika)
Álvaro Yebra (Á)
Daniel Martí Moreno (Nadiel)
Arturo Méndez Cons (Artú)

& artistas invitados (que accedan a desnudarse gratis)

Habrá de todo o casi, también vino blanco, (se dispensará por la geta y a gusto de cada cual).
Se sorteará un jamón para quien venga disfrazado de jirafa. Se orará una plegaria por el alma de H. Chinasky.
Nota: El jamón podrá ser sustituido por una cena con Safrika en el restaurante chino (Jordi).

Aforo Ilimitado. Hasta estación colapso, o denuncias por alteración del orden público.

Abstenerse depravados y alérgicos a los gatos.
os esperamos

Amonarquía

El rey Juan Carlos fue de visita safari a Moscú.
Le emborracharon un oso con vodka.
Al oso se lo estimaban mucho en su pueblo,
la gente le llevaba comida,
sobretodo fruta.
Ese día provó el alcohol.
Tal vez pensó:
Vaya..., no sabía que los reyes tuvieran la nariz
tan larga.

Me presento a todos ustedes.

Llevo meses sin escribir un solo poema, pero a quienes nos gusta escribir poesía, es algo a lo que siempre se vuelve. Me han dicho que tengo que cuidar el sonido en los poemas, mas que buscar, encontrar esas palabras cargadas de ruido, de eco, de sonidos. Estoy engrasando las piezas del mecanismo de imágenes, sin ánimo de lucro. El otro día me recomendaron presentarme, por eso de no aparecer de la nada. Como no voy a contaros mi vida, simplemente diré que ha sido Safrika la que me ha introducido en vuestro blog. Y por mi parte le estoy muy agradecido de poder compartir este ciber espacio con gente que escribe tan bien. Me llamo Jose, y vivo en Valencia como la mayoría de vosotros. Tengo 28 años. Y supongo que en breve nos veremos en alguno de los recitales que organizais habitualmente.
Lo último que he escrito es prosa poética, un cuento corto titulado La Reina Mab. El cual podeis encontrar en mi blog. Al final de los links, donde pone PezRojo.
Mi forma de escribir hasta hace unos años está marcada por una construcción poética practicamente prosaica, donde relato mis experiencias con un tono gris y urbano, donde priman las sensaciones súbitas y sin meláncolia. Poemas de drama y conformismo con las leyes de los sentidos. Me gusta escribir sobre lo que veo, lo que toco, lo que oigo. Aquello que se rompe y nadie recoge, esos trozos del jarrón que adornan indefinidamente un plano, un suelo sucio. Letras y polvo. Aunque no me gusta encasillarme. Y adoro los poemas fantásticos, los símbolos y las imágenes cuando adquieren vida propia. Por otra parte, como hace algún tiempo que no escribo, estoy ensayando varias formas de escritura, confiando en que este es el camino para lograr dar vida a lo que son s i m p l e s l e t r a s j u n t a s .

Os dejo un par de poemas de los viejos.
Gracias a todos.

Pezrojo.


Letras...
Salgo al balcón. Me siento en una silla de mimbre. Portishead me babea los oídos, ulula en mi cabeza como aire. Llamas azules de fuego suben por las fachadas. Hay ropa tendida al sol. Arde un hombre en chanclas. El perro se arroja desde el noveno. Nini, Yoya, Lala son nombres de perra. No tienes nada. No tienes nada.
Cierro el periódico. Y letras, a la “g” le falta
la “a”, y la “t”, y la “o”.


.........................

Comentarios de una princesa pervertida a su príncipe.

No prestas atención. puto.
No me haces caso, nene.
No me follas, boy.
No me amas puerco.
No me ríes
No me escribes
No me lloras
no me ladras
no me ladras.

lunes, 28 de mayo de 2007

Canción de Palacio

Canción de Palacio, Nacho Vegas -----> Descargar
Y si hay un fuego aprenderé a arder, y si empiezo a arder, aprenderé a apagarme.

Punto cero

Una paloma cagó en el arbusto,
Dicen que fue:
La paloma de la paz.
Por segunda vez.
Ni idea tiene él
De lo cuántico,
Que se escribe con K.
Dicen:
Que es el hombre
Con más cámaras pendientes
Y con más muertos colgando
De su brillante insignia.
Pero también,
Él
Decide
Cuando le pueden grabar.

Matorrales de Mayo

Qué enzarza con este país,
Capaz de todo incapaz de nada.
Trasto malherido que a golpes
A golpes…
A ostias….
Se arregla.

A ver:
¿Qué le pasa a esa antena?,
Esta comida está fría,
Un martillazo aquí bien dado.
Con lo que gana ese tío.
Estos rojos son,
Boberas.

El farol que alumbraría al mundo,
Apagado,
Sólo,
Con escapularios de cera.
Entre telarañas de nailon
Cuyo coste de producción
Casi,
No cuesta.

Y que cada vez,
En cada giro,
Son:
Más
Cuerda.

Un organismo eficiente en el procesamiento de información,
Su sistema central y su representación conceptual,
Se equilibra,
Entre el esfuerzo necesario para procesar
(Algo,
Lo que sea)
Y la cantidad de información
Nueva
Producida.

A golpes…
A ostias…
Como el rey Midas hacen
Su oro
De todo
Lo que
En sus manos
Sea.
Los tuertos que no dejan de reír

Qué pasa con este país
Diestro en todo
Siniestro en tanto.
A golpes…
A ostias
De ciegos.
Barras de acuarto y circo
Circo Mundial.

¡Trae ese plato, coño!
Déjame a mí y verás.
¡No te salgas de la fila!
Trae para acá.
Cuándo
La relevancia
Se rebelará.

Quien a los veinte años no es comunista
No tiene corazón.
No busca razón.
Casi con treinta,
Espero,
Con miedo
El transplante,
Ya me han fabricado el de repuesto.
A golpes…
A ostias

Ayer ganó Alonso,
Con su mercedes
(Que significa donación),
Por las calles de Mónaco.
El Madrid sigue líder.
Los tuertos
No paran
De
Reír.

La trampa

Coto privado de caza.
Bueno
Puerto de los cristianos
Bonito
De última clase.
Barato
Casi sin reservas.
Coto privado de pesca.
La plusvalía cepa,
Ellos
Hacen de presa.

El curandero

Mi padre era panadero.
Yo quise amasar y cocer a las almas.
Mi mentor
Supuso
Que yo creía.
Toquetear bajo faldas y entre piernas palpo.
Voto de pobreza y pleitesía
Ante el Cristo ungido
Y melenudo.
Menudo chollo
De viudas compungidas.
Antes calvo que con barba.
Oficio faldero
Arrimado
A buena sombra me cobija.
Algo trapero y fresquito
Bajo la sotana,
Sin prisas.
Aprovecho
Para saludar
Las buenas costumbres de las gentes.
Vuelta y vuelta,
Ya yo pienso
Y buen provecho.
Excomulgo:
A tan numerosos negritos
Con tan grande
Sexo.
A Zaplana,
Cuando puedas
Ven a misa.
¡Fe ciega!
¡Rojos mueran!
Tranquilos
Que yo os acerco,
No miréis
Hasta que yó
Os lo diga.

Grafitti

Matrimonio homosexual.
No al matrimonio homosexual.
Nazi bueno,
Nazi muerto.
Rojo que veo
Rojo que apaleo.
Si a TV3,
No a TV3.
Paisos catalans,
Blaberos power.
¿Quién es ese BORONE que nunca olvida?
No globalización.
Corazones intrépidos,
Huelga general.
PAI mai.
Si al PAI
No a la LOE,
Juan y Encarna se casan.
Atascos no,
Zapatero traidor.
PP asesinos de Irak.
PSOE asesinos de Irak.
Sino.

PELOS EN LA CARA

El amor al prójimo
La raza superior Aria
No violencia
Anoche mientras soñaba
La plusvalía superestructura
Estamos trabajando en ello
Hilillos de plastelina
Mi caballo apaga la hierba
El falo es lo que manda
Déjalo así
Al 99,9 % de las mujeres no les sale barba.

Mientras quede tinta


Zapatilla anudada debajo de la mesa
Se rumorea en el rellano que perdió a su compañero en guerra
Es ya una zapatilla vieja
La mordía el perro cuando tenía dientes
Ahora ni eso
Espera debajo de la mesa, inmóvil
Antes creo, era mía

"Tengo derecho a seguir viviendo",

quien así hablaba era una triste zapatilla cuyo color gris y suela desbocada le daban una apariencia desdeñable y casi enterrada de si misma.

Llora en la otra parte de la mesa un perro que ya no tiene dientes, ni siquiera fuerzas para levantarse y caminar derecho, se cae a cada rato, pero tampoco quiere morir.

En la tele emiten una película sobre la eutanasia y su libertad. Ellos también quieren esa posibilidad. Sobre todo la zapatilla desparejada que ya no tiene quien le abrace su interior. Llora también, esta vez sin cordones.

Dedos cortados escribiendo
sin amo, sin dueño, sin dar explicaciones.
Dedos jóvenes, viejos,
estrangulados en un día de San Valentín
en que decidieron dejar de lanzar flechas y sucumbir al rojo intenso de la pasión.

Escriben derramando sangre
y llorando palabras que un día serán leídas
por ti, por mí y sobre todo por ellos.

Son dedos, con uñas pintadas,
con suciedad en la carne, con tinta en las venas
los critican por no tener ojos por no tener pies
pero son dedos que hablan, que escriben, que piensan
son dedos cortados, como los ojos sin cara
de Buñuel

Parte de un todo de un cuerpo
Dedos sin más
Besos digitales
Las llaman huellas dactilares
Y supura desde el centro
Y sangre en las hojas
Escribir sin saber a quién
Ni por quién ni para quién
Y una mancha de sangre derramada en el poema
Punto y final se cierra el paréntesis
Cae el lápiz
Sobre
El
Suelo manchado de cristal

Dijo el sabio a su compañero
Los dedos no escriben solos
Ni beben
Ni hablan
Ni suben tristemente a los árboles
Los monos también tienen dedos
Son el escalón anterior a la raza humana
Los dedos
Son seres superiores
Ellos señalan

Dedos que leen
Porque su sangre, en sus venas
Se ha quedado sin vida
Dedos muertos
Pero con más vida que nunca
Ahora se tapan con guantes
Ahora el sueño les llama desde los pies
Por eso ahora
Han escrito dormir y dormir en silencio nocturno
Dormir escribiendo los sueños del día de mañana tensando músculos y enraizando diamantes paladares sabrosos enriquecidos pensando en hoy después de ayer.


El cuchillo afilado en una esquina de la mesa y las zapatillas abandonadas hoy en la memoria del perro que ni andaba ni ladraba ni callaba, el perro que miraba con ojos azules de ciego.

“un perro sueña que es zapatilla de la casa de su dueño”.


Los dedos también escriben dormidos porque no tienen cabeza que descansar y escriben cosas como esa porque envidian los pies que calzaban las zapatillas, porque los pies de aquella pareja divorciada caminan hoy sin más protección. Quisieran cortar aquellos pies como se cortaron los dedos.

Y si hubiera paraguas contra la vida
El perro de al lado compraría unos cuantos
Los dedos olvidan su función
Y es que ahora echan de menos la que antes los dirigía
Fue bonito mientras duró la libertad
Pero ahora
Ni paraguas ni sangre ni yodo ni agua
Se seca la tinta sanguínea
Se seca
Se

Terapia

El chiquillo de mis vecinos
A eso de las cuatro de la tarde
Repite una y otra vez con su instrumento de viento (no sé exactamente cuál)
Clavelitos, clavelitos
El Himno de la Alegría
O Noche de Paz

Una y otra vez, sin lograr acabar ninguna,
repite esas tres canciones puntualmente, a las cuatro de la tarde
Yo,
a las cuatro de la tarde
Tengo por costumbre mirar al techo durante varias horas
Un rito que mantengo desde hace varios días gracias
al entretenimiento que me causa una graciosa cucaracha
Que se ha instalado en el cielo de mi cuarto
Y que parece dispuesta a quedarse ahí para siempre
Instalada en un pedazo de techo, surcando los mapas
Que le proporcionan algunas manchas de humedad

-Las manchas de humedad
En un techo
Son como arrugas
En el rostro
De Los hombres
A los que admiro

Algunas personas suelen recriminar
Esta extraña afición mía
Poca gente entiende que pueda hacerme tan
Feliz tan
Increíblemente feliz
Mirar al techo durante horas
Y horas/ en las que según me dicen/ pierdo el tiempo despreocupadamente
Pudiendo emplearme en mil quehaceres distintos y
Obviamente mucho más producentes.
Yo me defiendo y alego que esas
Son las horas que necesito para no volverme loco, que esa
es mi terapia personal, mi terapia de las cuatro de la tarde.
Claro está, que nunca imaginé que acompañaría mi terapia a ritmo
De clavelitos clavelitos y que no se me pasó por la cabeza que
mi psiquiatra tuviera antenas,
consideré la posibilidad de que llevara peluquín pero
no antenas

-Los pedazos de sol
De las cuatro
De la tarde Adormecen
A las almas más inquietas

No quiero que se vaya.
¿Cuánto vive una cucaracha? No puedo dejar de asistir
Religiosamente a cada una de mis citas de las cuatro de la tarde
A veces pienso que nada en el mundo absolutamente-nada-en-el-mundo
Me importa más que mi cucaracha y su hipnotizante existencia, pues, eclipsado,
En éstos últimos días he aumentado mis horas de plegaria ante su
Santa imagen
Y apenas hago cualquier cosa que no sea mirarla o pensar en ella

-Con la ira fragmentada
Solo pueden
Obtenerse
Resultados dispares
A la intención de tu puño

Ayer acudí puntual a mi cita de las cuatro de la tarde
Cuando mi vecino ensayaba Noche de Paz a mediados de Mayo, yo
Estaba ahí, en mi lugar, esperándola, pero ella
no apareció
Se había marchado

Y me jode
Me duele y

Me jode que me recuerden el tiempo que he perdido mirando
Una insignificante cucaracha rojiza
Me jode porque aquél insecto se pasaba las mismas horas
Mirándome a mí
Y a ella
Nadie
le ha dicho nada

-Los más avispados
Dejaron de afilar sus colmillos
En la ignorancia ajena
Y Los hundieron
En la suya.

Ondina

La bella dama duerme sobre la imágen perfecta
se detiene, salta la coma
y acelera hasta estrellarse contra el punto.
Desciende sin esfuerzo sobre varios párrafos
y continua su epopeya descriptiva
entre gritos de apareamiento y demás experiencias fantásticas
sus vestidos ondean adornando su frágil figura
y desenvainando la espada
asesta golpes y brechas
a monstruos de letra.
Finalmente se sienta sobre sus enormes panzas negras
como un gran bocadillo de tinta
y tararea una bella cancioncilla
proclamando la victoria.

...

Es mejor cuando escribo sin pensar en que lo hago
cuando dejo caer los dedos uno tras otro sobre un teclado
Escuchando Pink Floyd sintiéndome la mas
sucia cerda del universo
con los leotardos de ayer
con la risa de nunca
con el pelo que debería tener después de muerta
creciendo
creciendo
contra mi

Tuve un sueño algo molesto

Una vez tuve un sueño
Algo molesto
Yo corría por un campo verde
De flores amarillas
Llevaba un vestido vaporoso y blanco
Tenía el pelo naranja y rizado, como ahora
Pero de longitud exacta y brillo absoluto.
Mis labios eran más gruesos
La piel se presentaba lisa suave
De esas sin granos ni esquelas
Tostada e increíblemente sensual
Mi perro, uno callejero de
Porte principesco corría
Como llevado por el viento
Y su pelo se mecia, rojo y tal.
Así que tras caer en la hierba húmeda y
Todo ese rollo de anuncio lleno de mariposas
Colores suaves y sin escaleras.
Retozando aquí y allí con inusual tono festivo
Acabé el cigarro
y sorteando chupas de cuero y olores.
fui al baño a vomitar el whiski
Llegando a casa balanceada
En los tacones
Resignada a ser
Mi propio saco de boxeo
Inútil
Y sin paraguas.

Etiquetas:

domingo, 27 de mayo de 2007

Tal vez fuese algo físico pero esto no es una elegía

De vuelta a la tristeza
la solución de materias invocadas
despierta en un punzón de frío

El robot araña gira

No cierres los ojos aún

Introduces su frescura en tu boca
edén de escombros

Inclinas la mirada
sobre el cabello
que le ha nacido
a un dios dormido

Aquí podrás respirar el dolor de mi elegía

Esta es la noche que fueron mil noches

El viento hinca su marca en las palmeras agitadas
Los dientes encienden su blancura avanza el vuelo
de los nudillos rotos

Mi cabeza escucha tu respiración desde una infección
de
gaviotas se abalanzan sobre los peces con escamas grises
las olas
templadas arrastran
hasta el borde
caparazones
de animales prehistóricos. El gran
pulmón nace
sobre las alas del grito

la raíz es breve desde la claridad que muere
bajo la arena con el mismo color del alga negra
y sin rumbo

Hundido el ojo con el vigor del hospital manchado
miro tu vestido en las nubes y el sol, muero en ti
compruebo que existes
y me odio por eso acaba al abasto de un solo gesto
el calor de mi antebrazo

Trinchado sobre un final sin cielo
para observar
ya basta
también
con el dolor del mundo
dentro

Etiquetas:

Recital Poesía Local Ignacio Ellacuría el 24 05 2007

Todos los poetas durante el recital


Público (al fondo en la puerta, Quique)

Sergio Castillo


Elena Diez



Marisa Vidal


Felix Aprendiz de Titiritero

Begoña Muñoz Mateu

Mª Angeles Villena
Garikoitz Gómez Alfaro.

sábado, 26 de mayo de 2007

Le fabuleux destin del Perro del mal. Disparo en la boca

en el segundo de las rodillas roídas
fuerzas la frase errónea
y accedes a perfumarte
con la sangre de la yegua herida
y coja

viene y no puedes huir
te empuja

continúas en la duda

o salvarte
o no

La tarde está necesitada de agujas
rajas el aire cae
Jesucristo pálido
y
merienda cerezas
en la zanja

las ventanas
pasean sobre
la mariposa cibernética
y te reflejas en la devastación de los pájaros

Los únicos órganos sanos que son
y
se reconocen como escenarios del arroz helado

¿sospechas quién ladra?
tras las estatuas
sumergido con alas plastificadas

el trigo fracasa en la versión
mordedura dura
y hace eco
o
reanudas la escotilla
El perro del mal
te acorrala
te disparas
en la boca

con su ladrido

marrón

Naturaleza muerta. Marca ventanas.

Quedas con tus pisadas sobre el mundo un
humo
de frascos
esquiva la gravitación a última hora
cuando el tractor
hinchable rebota
por la arena
de la playa
negra con su rastrillo de lágrimas
va guiando-
te
por la ruina del
cilindro envenenado (que antes) peina las mucosas te
arrastras hacía la autovía (para que) tro-
pieces
con un renglón de ojos terribles
tritures tu saliva

Remolca una charca de carburante
hasta la tristeza
tu antípoda
el color cosido a mi desnudo
inquieta tos de polen que olvida abrigo
para el muro herbicida
la revancha del puente que sorprende la lluvia
y castigos de gravilla
una epidemia de flores secas
de increíbles temblores
un pentagrama color ciruela
y las ganas de volver a verte
antes de mentir aún más sobre este paisaje
que hunde sordos rastros en cestas pequeñas
con la ira de un árbol iniciático
con la pesadilla del diamante bobo

Noticia recogida en un periódico local

Existe una región de Centroamérica en la cual el concepto de música es muy distinto al nuestro. Allí, los sonidos y voces humanas se consideran de excepcional belleza, y por ello, son recogidos en arcaicas grabadoras para su posterior escucha. Un anciano con el pelo ya muy blanco es poseedor de la mejor colección musical de toda la zona. Su grabación más valiosa es la risa de unos niños que jugaban años atrás en el parque que ve desde su ventana.

Fragmento de "No hay motivo para no ser Robert Crumb"

Tu nombre en mi lengua
dormidos reptiles sirven de engranaje
en el cristal arena
y tuercas de asfalto
Desde hace un milenio la marisma promete volver
viene con ecos de lucha
con puños en las manos
nunca acechan
promete volver y herir y derrocar
y a su paso nacerán cien mil Atilas
y a su paso
yo en -confinado siempre en rueda de molino-
Volverá hace mil años
volverá desde entonces
y
ya vivieron suficiente para contar que éramos
qué éramos
y el olvidado filum ya extinguido
la bocina
soñaban con vivir en el primer piso
desde esta altura
no salpica tanto el agua.

viernes, 25 de mayo de 2007

PLEGARIA CERRÁNDOSE ABIERTA

Levantemos los puños que apuntalan el aire,
Y el cielo
Nos abrirá las palmas.

Para categorizar el amor de Dios basta la ira de los hombres.
El desencanto de pisadas que sumergen por doquier
Páramos de muerte.
¿Te arrepientes de tu planta?
Estrellas hay que relucen angustia.
Pide perdón.
Concédetelo, cantando cada tarde a las siete,
Lo cabrón que has sido durante el día.
Escaramuzas de deseo.
¿Perdiste alguna?
¿Defraudado?
A quien le duela una verdad calle de una vez su mentira.
Hay gatillos percutores que con una chispa se cogen con pinzas.
Cabos como piedras deriva,
Alas mojadas,
Pecio zozobra,
Conmigo,
Con todo,
Contigo,
Hundiéndose.

Ve de fuera hacia dentro y mira por cuando.
Desengáñate.
¿Y nos llamamos humanos, nos llamamos animales, nos ponemos nombre?
Desengánchate.
Búscate dentro una rosa que se muera de frío.
¿Por qué se nos pegan a la cara sonrisas de idiota?
Enmudece,
Que hable parca la vista.
Zahories vendados de zanahoria supurando verde.
Dale tú el valor que quieras a las rocas.
Luego,
Haz ladrillos.
¡Pasen y vean! ¡Asómbrense ante el pasatiempo del mundo!
Funambulitas por fascículos.
PLAFF.
Adelante, el siguiente.
Sabed,
Alguien os dirá:
Yo existo.
La mentira es
Lo que dice el viento.
¿Cómo llegué hasta aquí donde nada hay sin ruido?
Señuelo desprendido de tantos entrecejos,
Tantos, como cebos acampados por el suelo. ¿Tropiezas?
¿Te sajaron pestañeante un golpe de vista?

Hay de todo,
Nada aquí hay que resista
Su peso exista
Bajo sus huesos blancos
Tuétanos como intenciones vanas
Que penden de ganas
Sopladas por prisas
Con tanto desaire
Y aliento a bocanadas que entrecorta la voz.

Será tal vez
Por este chapoteo
En esta balsa de aceites
A más de diez mil grados
que ponen a malas
Cuando flaquea el esfuerzo
Que como todo
Falla.
Cuando todo marcha
Y no quedan buenas ya
Una gota y tras otra,
Otra.
Ondas alejándose peregrinas mientras
Se deshace el tiempo
Se deshace en nada.
Ahogados como siempre:
En embarcaciones de guerreo subacuáticas.
Y nos descentramos como letanía por un océano maléfico.

¿Crees que no lo sé?
¿Crees que no lo pienso?

¿Pero… qué corazón hacina gusanos araña?
Yo, tu, nosotros, vosotros, ellos.
¿Qué miras? ¿Qué haces? ¿Qué salpicas?
Monda, monea y planta un árbol.

(TENEMOS)

El hipertrofiado sentimiento atrofiado.
Vendidas las amnistías,
Contadas las gracias,
Salves “el que pueda”.
La catástrofe en el portal, cándida, como mariposas en la autopista.
100milones de barriles diarios,
a -según el día-
millón de dólares el barril.
150 especies de sol a sol al garete.
Buena y mala uva.
Corderos, cerdos, vacas y ovejas.
Mares gráficos,
Cielos de humo,
Tierra expirando.
Fuentes, váteres, televisores, plataformas, altavoces.
Rivales, amigos, palabras que sucumben al plañir cada lengua.
Power rangers de dios.
Legiones de Cristo.
Dueños del estrado.
Misericordias Haelm más fuerte
S.A. y SL.
Paramilitares, talibanes, periodistas, curanderos, ejército, gobiernos, milicias.
Utópicos, abogados, guerrilleros, revolucionarios, gente en el sofá con pasteles.
Limpio azul impío
que cuando lo meneas
sale la nieve.
Lágrimas atascadas de verter penas
Guasa contagiosa
Resoluciones de la ONU.
Ciudades
Endémicas
De arbustos
Rodando.
Desiertos
De muertos
Probando
Vivir.
Y corsarios y poceros y bribones y pateras y cañucos and America’ s cup.
Burdeles para el mundial de 700 clientes por turno.
Ya han pasado 15 minutos.
Santurrones de pedófilos seminaristas,
Creedores ciegos,
Creadores feos
De almas nutridas por farsante inmundicia.
Mondones que se creen llenos
Nuestro pellejo a recaudo de cómo a 200 se les pone dura entre las piernas.
No tenemos
Sentido
crítico.
Tenemos:
En cada boca
La voz de un poeta.

(PODEMOS)

Conclusos amaneceres con tardes de sangre.
Romperle el culo irresistible a una niña de siete años.
Comunismo, capitalismo, consumismo, feudalismo y el –ismo que nos salga de la polla.
Menos duchas y tragos.
Más luchas y pagos.
Guiñar los ojos para apuntar mejor.
Endurecer como un diamante la mirada de un niño.
Levantar la mano a una mujer y esconderle la sonrisa,
Cuando lo que hay es
Que bajárselas y provocarlas.
Correr oliéndonos el culo
Mucho peor que perros.
Emplumar 90 grados palets desgarracielos, a toda costa, para los bancos.
Club asocial,
Pistal de pade,
Canto de diente
En 40 años tuyo.
Sudando la refrigerante sangre de la máquina que nos despedaza.
Pensar:
es su función.
Daltonismo acérrimo
El mismo observador creador
Decirle:
Trabajo.
Trabajo por un hueco en el cementerio,
Por un trozo de memoria.
Tierra, mar y aire
versus
muerte, grasa y polvo.
Ser un tío tenaz
Que tire
Lo que cien millones necesitan.
Alfabetizar con el lenguaje de la guerra todo mundo.
No podemos
Callar
Mientras caemos.
Podemos
Girarle
Las agujas al reloj.

Por cuánto,
Hacia dónde,
Hasta cuando,
El desquiciado inconforme de panza lleno.
Si jamás
Nunca.
Regurgitan.
Siquiera digieren con ruidos que alinean para
Ser organizados cada cual en su actual sitio
Particularidades de lo mismo,
Según los órdenes:
Primero,
segundo,
tercer Mundo.
¡Que suerte!
Fortuna de embutidos tímpanos.
Ojos que brillan igual.
Rastrojos henchidos de dudas hechas
Del mismo pensamiento también engullido
Habilidoso y eficaz yunque de la farsa.
Tan débil como una gota,
tan leve como una de las gotas.

En afonía profunda, pensé:
Soy lo único que existe.
Hice y miré por mi grieta.
Y le pusieron su nombre
Que no nos lo dice todo
No todo
Que se hace el sordo.
Y que esta garganta,
Tan hipócrita por lo de ayer,
por lo de hoy,
por pasado mañana.
Todavía perpetúa en condena
También
Traga.
Esa turbia agua lastimosa que da tanta sed
Viva, muerta o soñando,
Vete tú
a saber.
Mientras
El poso del pensar enarbola incendios dentro.
Escucha.

¿Cuánto hace falta para que no falte nada?

Frotarse las manos con otras manos
Arrugadas por la forma de cerrarse
Al demoler la misma obra,
Abriéndose.
Imaginaria y confirmadora.
Configuradora y sistematizante.
Que abarca realidad apagando esencias
Desde la primera puta punta de piedra hasta
El primer gruñido consentido.
Realidad apagando esencias.
Igual calor quebrado por la estrechez
De cómo le infieren las cosas,
De como las hacemos reales.
Prisiones corteza.
Tapias que afligen el horizonte.

Hasta las estrellas.
Son ojos que brillan igual.

¿Decidís?

Tirad una piedra.
Escribid un poema.
Mandar a pastar las losas y los naipes.
Sabed,
alguien os dirá:
También yo existo.
Volcaos sobre quien lo haga.
Érase una vez un día que se hizo noche y todos soñamos despiertos.
Sabed,
Quizás
Hay que dejar de hablar para que nadie diga
Y empezar a mirar el pensamiento que llega en cada mirada cruzada.
¿Eres de tu tiempo?
¿Existen lugares sin sitio y tiempos sin momento?
Que brille el sol cada medio día y cada media se ensombrezca una tarde.
Sólo un chasquido todos
(chasquido)
dedo gordo paraíso averno.
¿Nos hacemos uno?

Lamenta
Hombro lamenta,
El maldito pulgar oponible.

Levantemos los puños que apuntalan al aire
Y el cielo,
el cielo,
Nos abrirá las palmas.

Borde-antes

No hace mucho y sin embargo hace tanto
Pude mirar a los ojos directamente de los sin lugar ni sitio,
La exótica gente de los márgenes.
Les enseñé lo poco que sabía:
Los colores,
Las buenas tardes del presente y del pretérito,
y además,
Decir al médico donde les dolía o quien
daba
la vez.
Me miraban parándose a mi lado
Jóvenes que limpian o cuidan
Algo que jamás será lo suyo.
Jóvenes de rotondas que sospechan
Lo que no es preferencia por un mundo mejor.
Jóvenes capaces de frutos naturales o artificiales,
Con pensamientos a millones de leguas alejados de su labor.
Con sus andados pies y desgastadas retinas.
Jóvenes
Ante los que yo
me sentía
niño.
Y me escuchaban
Ya ves
Casi como si les fuera la vida en ello.
Y como en la vida hubo risas, penas y tragadas salivas.
Hace más de un año que sucedió.

Valencia acoge.
Valencia organiza bodas.
Valencia usa plusvalías.

Yo me fui.

Vuelven a mirarme con desconfianza,
Con sus bolsas de Mercadona
Mi novia es una anónima trabajadora de allí.
Dice que cada día tiran un palet así de grande
Sólo de alimentos.
Cada día.
No sé si hay mil en todo el país.
Se queja pero lo tiran.
Le dicen que calle.
Plusvalía,
siempre
a precios
bajos.
Vuelven a mirarme agachando la cabeza.
Y yo recojo su mirada
Otra vez,
De reojo,
Por el rabillo de mi vergüenza.

Pero hay un rayo de sol en la lucha
Que siempre deja la sombra vencida.
Miguel Hernández.

No,
No,
No.
No partirán mis dientes con palabras descompuestas.
Morderé antes sus huestes de lata engreída por nuestro óxido
Hasta que pare el rechino de las encías
Los bramidos de rabia quebraran mi pecho
Sobre el confín del precipicio
Donde rastrearé el principio que valga la pena
Que carezca de fin
Por todos.
Por todos los medios.
Sólo una salvación queda a los vencidos:
No esperar ninguna.
No esperar.
Dejé ya de llorar sabia por enteras heridas
He llegado hasta aquí para eso.
Por eso.
Lavarse las manos y volverlas a ensuciar.
Por todos.
Y poder contestar:
¿Y tu papá,
Tú que hiciste?
Soltar los brazos.
Flamear pero no apagarme.
No desesperar.
Demasiado brillo enrabiado en esta habitación a oscuras.
No esperar
Juntos cegar.
No esperar
No desesperar
Ahora falta:
Desenterrar el efecto que se agolpe
Y regar la simiente del uno que somos todos.
Si,
si,
si.

Animaladas.

El hámster siberiano colabora en el parto con su hembra.
Ayuda a la extracción. Acicala a sus retoños.
El hámster siberiano es un poco Gamster neoyorquino.
Sólo puede copular con su compañera, tres horas después del parto.

Relax a las ocho, sólo en casita, inspirado, un poco, sorprendido al oírme, a mí mismo, decir: en el fondo, Mislata, no está tan mal.

La luz es una boca apagada
De espaldas estás
tan alejada y sin embargo
quemas
Tengo
una emergencia
pero mirarte
me aterroriza

Le sumo al silencio áspero la belleza
pero
los hoyos empiezan a ser ya parte
de mi cuerpo
y pendo
de un crespón
de azúcar
enjabono mi sangre
se desliza levemente
si miro el cielo así, de esa manera
pero sólo así
y
mientras
afuera
alrededor
todo
suma
sigue empata
continúa
yo consigo apenas
y por un corto
espacio de tiempo
soñando sobre el palillo
oír el mundo
seducido por el triunfo
del cielo aún
ceniza de lechuga
sobre mis ojeras
como el niño que ríe y llora luego
al divisar el rasguño en su rodilla
como el alma que desde ti desconfía de las palabras y calla
el vaivén
la sacudida

como esa ave
como esa otra

Así


Blanco ahogado en la nada matutina
recordando noches que abrigaban silenciosos noctámbulos
yo hablaba contigo caminando a ciegas mientras escondía los pies
cortaba pedazos de pasos que mandaba callar con la burbuja del odio
pero el blanco ideal protegía tu cabello arrugado de viejo

Echo de menos tenerte a mi lado
oigo tus roncos y sonoros ruidos de noche
alimento sueños en los que todavía estás con otra voz
es difícil dejar pasar la historia sin querer llegar al final

He planeado una fuga contigo
le puse fecha y tú esperarás
llegaré a discutir y a perderme por fin de la vida
hay gente que nace solo para morir
solo

Yo
moriré contigo


(Eres mi mejor infancia)



Una sombra.
Y apagar la
luz.

jueves, 24 de mayo de 2007

Somos dos animales

Me gusta
recordar los cigarros en los dedos y las cervezas amarillas
los insultos, las peleas
La distribución de las sobras
Sobre la mesa
Los delirantes
recorridos entre mierdas y meadas
el tráfico de los insectos por el aire

en el octavo piso
escribía

cuando algo era roto
recompuesto
roto

hacinados en el número 31
era la furia el único acto existencialista
el suicidio sexual
ante la
sistemática explosión de patitos de feria en las aceras
ante
los monólogos de loros muertos
de peces boqueantes

en definitiva ante
la total

aniquilación

desintegración de la

Ultravanguardia.



...pezrojo...

Huída

Y este objeto de metal con tres bifurcaciones
¿para qué sirve?
para comer
¿y si salgo desnuda a la calle y
echo a correr?
después...

primero quiero un plato de cabezas melenudas
con una siesta de pijama y orinal
y así
sentadita
cantándome una nana
se me permita

olvidar.

Estratagema fallida. Mujer ingrata. Vino picado.


Me he estado comportando
incisivo contigo últimamente
Te he mostrado rosas inofensivas
indiferente como un genio sin fondo ni crédito
He exhibido una destreza incomparable
sin resultar concienzudo o pedante
casi todo o todo
incluso
aunque no consiga
ni siquiera así
llevarte a la cama
lamerte y untarte con la caligrafía que podría
adornar tu sucio temblor
de loca quitándose los zapatos
ante el espejo

Al parecer no reporta ninguna ventaja ser tenaz
Más valdría tener dieciocho centímetros por lo menos

Al parecer no reporta ninguna ventaja ser sensible
sino todo lo contrario

Al parecer no reporta ninguna ventaja ser inteligente
en el país de los truenos
no consigo desnudarte

Cuando acabo el trabajo escribo como un loco
y me falta dinero para gastármelo en el futuro
Me lo gasto en cervezas
y discuto con los camellos

Pero tengo hambre y sed de sacrificio y me masturbo
una o dos veces cada día.

Los que me estorban en realidad me odian y me envidian
Ignoran
que yo lo que quiero
es
sólo
un polvo salvaje contigo
descuento en libros y discos
un salvoconducto
para cruzar el túnel hasta tus piernas
abrirlas con mi idioma
y dos o tres días más
para conseguir que me odies
a falta de mejores opciones
antes
de que llegue otro tren
y me duela esta mano
más que dos
y sepa que hablo por hablar
y la literatura
ni conmueve
ni indulta
ni frota
ni consuela





Etiquetas:

miércoles, 23 de mayo de 2007

Instrucciones de uso

Pon en tu mano animalitos acosados
Así cifrarás lo que no puedes nombrar
sin la trayectoria del fuego

Esperma tras la fiebre amarilla aparece siempre el mosquito
que no puedes saciar

y desde el nido desciende donde está ya listo el grito y el vaivén

Es otra vez la columna junto a la cicatriz
el dictamen del anillo retuerce
cierra el círculo en la penumbra

Pierdes, contemplando los fósiles desnudos
Pierdes

No es tan tarde
Si amanece
chasquido aunque con parca dinamita y alojas

tu lejanía en el frío

tu diamante en el lodo

El perro del mal. Marca ferrocarriles. Parte I (fragmento 2)


Yo sólo creo en mi y en Yoko Ono. Puedes charlar con las tostadas por la mañana. O conseguir que el terror sea tolerable. Otra vez perdido. Estado de bienestar. Espera. Tengo que vender esta novela. Y hacerme rico. ¿Es que nadie lo entiende? Pluto, sangre, sudor... Es la putada de ser uno más.
Te confunden fácilmente.

Fuimos después a la Luna. Era gratis en el Rincón del Mal. Pero tres o cuatro almohadas más, cojines, marihuana y ya estábamos allí. Pedimos una jarra de vino y seis vasos. Había también una guitarra. Ahmed se despidió. Los héroes madrugan. O no duermen. Pasé los dedos por las cuerdas, estaba desafinada. Ester me lanzaba miradas extrañas, yo estaba algo inspirado, reímos, todos, bastante. Así iba entonándome con el vino. Se acabó la jarra y aún pedimos otra. De allí nos fuimos ya confusos. Un poco más. Advierto que algo ha pasado pero entonces, ¿me conocía ya ella.?, ¿sabía quién o cómo era? ¿lo sabía yo? Confidencias. Me quedé con ganas de tocar la guitarra. Esa es la verdad.

Me gusta pensar que la posición de los astros no me afecta. Quizás sea así. Otra vez, dudo, me gustaría detener el tiempo, ahora mismo, ¡ya!. La avenida parece infinita, esquivo a los niños que corren de lado a lado persiguiendo una pelota, a los peatones que sí tienen prisa y rumbo. Rumbo y prisa. Dolor. Debería irme a vivir al campo. O buscarte en las librerías.

Estuvimos sentados sobre las escaleras un buen rato. Tres o cuatro chavales patinaban al borde de los escalones, se caían y volvían a levantarse. Mientras ellos vivían al límite nosotros os acompañamos a casa. A las tres. Cuando llegamos señalaron el número de la puerta. El tres.
-No se si me acordaré, -dije.
-Es fácil. Tres. Como nosotras- dijo Ester.

Nos invitaron a subir. Accedimos. La casa era pequeña. Las paredes pintadas de verde o de azul, muchas ventanas y techos más altos que tú y que yo. La cocina y el salón juntos. Cocinaron unos espaguetis, con ajo y aceite. Mientras hervía el agua yo ojeaba los libros que estaban en la repisa. Nos sentamos a la mesa, puse un disco de De Gregori. Cuando acabamos me dispuse a fregar los platos, pero no me dejaron. Al rato nos despedimos. La calle estaba tranquilísima. Era tarde. Yo tenía la bicicleta en la plaza del Ayuntamiento. Acompañé un rato a Angelo y luego pedaleé, casi furioso, hasta casa. Era casi de día. Mientras abría el portal escuché algún pájaro, me detuve un momento, se hizo el silencio, entré en el rellano.


Paseante

Y tuve que dejarme ir,
irrevocable,
nublando.
Por idas presentes de envolventes sombras
cernidas al pecho florescente de cada uno de los latidos,
solapadas de inéditas dudas
o de siempre las mismas.
Esas sobre lo qué es el día
y sobre lo qué es la noche.
Qué es
lo que representa.

Aquí
Así
Ahora.
Recorriendo vuestros besos como la lengua por los dientes.
No
Si
Quizá
Hilados gruñidos timbreando tanto eco que se me hace transparente.
Cómo
Por qué
Sin más
Abrazo muy caliente, gracias por acariciar el final de mis dedos con más principio.

4:34




Hace un rato ella era brisa
La noche baila afuera sobre el asfalto mojado
Hace un rato ella era viento.
Los charcos que antes pisamos reflejan ahora estrellas
Hace un rato ella era tormenta
Teclear despacio y no despertar a Alicia.

Hace un rato espalda mojada golpe herida labio piel
Y Yo, .yo..... no....... era............ nada.


(Gari (siento la tardanza) )

Water


Hago aguas, perfectamente
Encajada en el bote salvavidas
Hago aguas.
Troceo los trozos de víveres.
Es tarde pero
Todavía es de día.

Hago aguas.

Hago aguas
Y el agua es humo
Punto de ebullición
Extinción del líquido
Sonrío y digo que es agua
Humo.
Pienso en los balcones los barrotes
Los dientes
Muerdo el agua.

Hago aguas.

Hago aguas
Es decir, también
voy al borde
Micciono.
Sólo son sombras esos que
Pelean por un cofre.

Saben, que no hay tesoro.
El tesoro
Es la pelea.

Hago
eso.

by pezrojo / safrika

martes, 22 de mayo de 2007

El perro del mal. Marca Ferrocarriles. Parte I (fragmento)


A Al Capone lo encerraron en Alcatraz por evasión de impuestos. Acabó sus días víctima de una sífilis sin tratar. Yo, ni siquiera me fijé en ti cuando nos presentaron. Estaba siempre distraído. No hacía otra cosa más que ver pasar la gente. Casi siempre desde el mismo banco.

Caminábamos, Angelo y yo, aburridos, por el casco viejo. Sonó su móvil. La luz de las farolas era naranja y triste. Eras tú. Estabas en un local oscuro, lleno de humo. Yo no tenía aún mucha confianza con él. Me preguntó si me apetecía acudir. Estábamos cerca. Decidimos pasarnos.

La noche era un universo de lejanías. Éramos ausentes.

Le sigo hasta el fondo, oscuro y breve (yo). Arrastrando los pies como Jesucristo. No me apetece hablar con nadie. Su sonrisa parece sincera. Pero le sirvo una copa. Contemplo su rostro. La historia de siempre. Demasiado triste. Y real. Estaba también Ahmed. Los cazas de Israel bombardeaban Beirut y él salvaba vidas en el Clínico, nos dimos la mano, me senté a su lado. Leonor, Ester y Michela.

Así te conocí. Sellando pactos con el mundo. Se oyen voces. Siempre hay algún bar abierto. Tanta comida desperdiciada. Quiero sólo beber un trago. Cómo explicártelo. Eso o cualquier otra cosa.

Ya estaba harto de tonterías. Enseguida olvidé los nombres.

Prueba a dibujarme sobre la servilleta. Quiero follar. No dibujar. No tenerte. Saber que eras mía. Posesión. Líquido. Egoísmo. Destrozo.

Charlé, sobre todo, con Ahmed.

La música estaba bastante alta. Era difícil entenderse. Bebí la primera cerveza en apenas tres tragos. Leonor me daba la espalda. Hablaba con otro. Llevaba los pantalones bajos y podía verle las bragas. De vez en cuando se giraba y escuchaba nuestra palabras. Sin entenderlas. En silencio. Hacía mucha humedad, me sudaban las manos.

Con el transcurso de las horas uno va. Debería plantearme visitar al genio de la lámpara. Hablar con él de ti. Contigo de él. Y robarle el diván al sicoanalista. Subir el volumen de la música. No escribir.¿Por qué no lo hago? De nada sirve. Tus brazos tal vez tampoco. Pero tus manos. Había que intentarlo. Con eso no quiero decir nada más que eso. Sabía que no podía durar. Siempre lo supe. Y aquí estamos, confiándolo todo a una puta página. Subiendo la música.

Hablándoles de ti.



Aquí tratan la madera.
Madera tropical, la mantienen
Húmeda con aspersores bañan
los troncos y hay
arañas y serpientes gozando.
No las vemos pero
Lo
Sabemos.

Los hombres elevan los pies.

La sangre no se vierte, eso es
hoy.

Un pequeño teatro para las funciones
De navidad.
Con cortinas rosas cosidas por
Las
Mujeres.

A veces creo que en esa letrina
Donde he de subirme los camales
hasta las rodillas
y casi cerrar los ojos
Pienso que ahí
se
Concentra
Toda la verdad de años y años
Toda la ciencia toda la filosofía
Todo lo que al final
no sirve pues tú
Sin remedio
Vienes aquí
y eres un nombre tal vez,
pegado a un número.

Y elevas los pies.
Y las uñas son viudas negras
(el dedo anular sesgado hace cuatro años
por una máquina afilada y rápida)

Al salir sonríes, son las ocho.
Yo
Te
Quiero.

0:47

Miramos el vaso vacío. Tus ojos se reflejan , los míos se desatan, jugamos a echarnos la saliva, jugamos a rodarnos por el piso, queriendo sanar, como dos locos, de todas nuestras enfermedades imaginarias. Te levantas, es tarde, no te has lavado la cara, un helicóptero sobre nuestras cabezas. Hay mucha luz. Te miro, me miras, una sonrisa a medias. Eres tú. Y pese a todo sigo odiando la calle y todas las escaleras. Sigo odiando a ciertas horas concretas. Como si para querer matar hubiera un horario establecido.

domingo, 20 de mayo de 2007

Domingo hidratado.

Eso es lo que queda de mi, un anillo oxidado un euro
un turismo destrozado una fiesta henchida
una diferencia.
He vetado por fin la boca que habla.
Mi
boca
que
nunca
se
calla.
Es cierto, las tailandesas hacen
"eso"
Y parece que lo demás
es papel mojado.

Capacidad de entregar
de ofrecer
bueno, y las letras.
Los proyectos.
Ganas de
cosas.
Todo eso no es
nada.
Al lado de un
coño
tailandés
apretado y una mujer
que aunque pueda ser
la más puta del
universo
se tapa con una toalla
siempre
al salir de
la ducha
con la vergüenza
gratis.

Es cierto, no hay nada
que hacer.
Cuando algo se marcha así y lo hace
para siempre.
Hay poco que uno pueda hacer desde
aquí y desde el
hoy.
Es estúpido.
Uno puede comprar una pregunta
una llave, unos papeles con letra
impresa.
Comprar una casa, comprar el tedio
acabar con lo que tampoco sabes hacer
un periódico en llamas, un siete.
Mejor no pensar en
lenguas.
No pensar, solo eso.

A veces, inepta
imbécil
el destino no es más
que un coñazo.

Nos hemos quedado sin
amigos.

sábado, 19 de mayo de 2007

El perro del mal. Marca ferrocarriles. Intro.

Tu voz no era algo insoportable pero los pájaros habían elegido pensamientos negros. Y yo no sabía cómo despedazar la tarde y repartir sus gaviotas. Nutrir las bocas de los niños. Después de la danza de eclipses. Me di cuenta entonces. Escribías con faltas de ortografía. Y no era por culpa de las drogas.

Tenía la vana intención de continuar. No estoy de acuerdo con la gente que sí sabe hablar delante del océano. Si ataco, ni arden siquiera. Dentro mi corazón metal. Pero como tenemos sonrisa. Andamos más deprisa. Así un hombre de luz va derramándose. Cómo en las pelis del oeste que no recuerdo demasiado bien. En esas me vi oyendo como caía el agua del grifo. Peinando el corazón. Desde la vida que... diste como una infección de ratones. Desde este día que parece un día. Desde ti. Distancia.

Pero no más oxígeno. Distancia. Tenía que telefonear a Eduardo. Y mantener una conversación. Larga. Sin temer el paso del tiempo. Despilfarrar ese sentido del humor tan prosaico y ágil. Aún no se si fue eso lo que hizo que te enamorases de mí. Esa manía que tienes, decías, de sepultar los sueños. ¿De qué me ha servido? En eso te doy la razón. Es mejor que ella no me esté esperando. Un polvo calmaría, tal vez, mi egocentrismo. Pero esa lentitud gris bajo las uñas...Maldita sea. Además, si sueñas con hormigas y abejas. Que te dan todo su veneno. Y no se cómo consolar a los pájaros. Eso es lo que me pasa. Que no se. En la curva. Quiero. ¿Tú no? Escondo. Un grillo en la manga. No sirve para nada. Pero lo conservo por si acaso. Soy joven. Quiero correr. Hacía la orilla física. ¿Tú no? Conservo el ombligo y tres de tres. Cada domingo a la petanca con los sabios locos del barrio. Me la juego. No puedo despistarme. Cada momento. Fuga. Y yo soy su hijo bastardo. Conozco el lugar. Donde nacen los vientos. Si viene el ferrocarril... me sorprenderá mirando las estrellas. Para fichar en mi factoría tienes que estar loco. Arriesgarte y pasar hambre. Se despierta. Me mira con sus grandes ojos. Es sólo un recuerdo. O un sueño sin abejas ni hormigas. Pero me mira con sus grandes ojos. Siempre dudé de sus intenciones. Siempre me dolió. Tengo otro corazón por si me quitan el que calla. O me lo rajan. Quita. A oscuras sí. A oscuras no. ¿De quien es este puñal?

¿Es tuyo?

Mío no es.

Creo


Perros verdes

Perros verdes
olisqueando el tiempo
que es elástico si se emplea
de manera que no duela.

¿qué es una semana,
un mes,
un año,
sino perros enjaulados?

ya no corro, ni muerdo
ni ladro,

sólo trato
con perros verdes que
no rompen alas,
ni remueven la tierra

detenidos en el tiempo.

Fragmento de "No hay motivo para no ser Robert Crumb"

La luz es un demonio en un orgasmo
Esperaban impacientes y en torno a una gran hoguera
esperaban nocturno con silueta tétrica
esperaban en lugar conocido con agua negra
en el momento del clímax se viene abajo
contempla caída de altura infinita
y corran
atrás se oirán gritos
una mujer ha sido aplastada por una viga de quilos y llamas
el armazón caía suplicante y terrible sobre
cuerpos con testículos
Algunos conseguían escapar
otros gritaban y lloraban.

Y más tarde
tacto real de carne humana
ritos extravagantes en vehículos modelo
Dádivas líquidas para el Salvador.


Bedan
un colibrí cae
Querían hablar dentro del Templo
la casa en medio de una alfombra de pelo humano y cuadrúpedo y punteado
es lo mismo insecto que es lo mismo y carne

Palmas y bajos
mordaces
dolor de lóbulos y benceno
lóbulos rosados que anuncian éter
calor de lóbulos
Los rasgos del brazo del de siempre difusos
y grises
y decías que ramos de trece de mayo
muertos de coches y motor
Dos voces supersónicas
rompen aguas en la garganta
lávate y excita el cerebro de antes de mañana

En Jerusalén nieva sangre dorada
hipnóticos dedos de árabes fulguran entre las colinas
Más cajas negras de hace veinte años
Dicen que si todas las palabras de todos los idiomas del mundo
fueran pronunciadas al unísono
sonarían como el eco en una garganta muda.
Tu nombre es mi lengua.

Accidente infantil. ¿Qué es el amor?



Acaba de avanzar una caja roja.
Una caja roja ha venido, rápida.
He cerrado los ojos ahí estaba.
UN CHASQUIDO y

Anoche soñé que mi padre no era mi padre
sólo era un señor con perilla.
Anoche soñé que tus labios contenían cremas,
delicatessen para la piel,
organismos vivos,
estáticos,
pequeños cuadros de Vermeer
soliloquios
esa forma fría
de hacer hijos
práctica
advenediza.

Soñé
que el chico del pelo rizado compraba un collar
consumido en sus parafilias, practicaba
y practicaba
y practicaba
y practicaba
sin miedo me hacía estallar, ¿comprendes?

¿Si es el amor tenaz con el tiempo se traduce
en un resultado propicio?

Soñé con cámaras, soñé con acentos escapando
de las palabras
con mares dentro de un garaje
la vida consiste
en esquivar las olas,
olas de grasa,
aceite de
mecánico.

Soñé con grúas que se derriban, que asesinan
a niños a parejas de enamorados
son felices
son felices
es un instante
y fuera.

Soñé con el dedo encendido con un sinónimo para
suavizar el puño.

Soñé, se hacía de día, justo ese minuto en que
el mundo es violeta
y tiene esa frialdad
de los electrodomésticos
nuevos.

Soñé
con aquel momento aquel.......momento
nos estrellamos ¿te acuerdas?
nos estrellamos
algo giró para siempre.
Pequeños sucedáneos
niños
atrapados tumbados en un diván
tan triste, tan triste,
yo
quería morir.
Era tan triste.

Pero sigue, sigue.
La caja.
ESTÁ ABIERTA.
La jaula.
Está quieta, y no hay nada
que te retenga
aquí.

viernes, 18 de mayo de 2007

Naúfragos

A son de mar levados los pesos escoramos buscando un socaire
dispuestos a zarpar rola el viento y flamean hasta apagar por barlovento
toda intención velada
o solamente una,
una calada más para arribar bogando brazos arrancados
cazados por babor no queda agua chica por este océano sin tiempo grueso.
Busqué zafar el nudo mientras zozobrábamos
la orza proa al viento, el mascaron comido de salitre a cada hora de Bitácora,
con cada ola saludando el casco.
Otro polizón de más menos mena de ahorcado,
sopla racha la deriva, desvía rumbo derecho cia
esa boya con bandazos
para bogar sin carta adrizado.
Cuando amaina el alma amolla el cabo.
¿Qué fue de esa amarra?
¿Quién la arranco de su palo?

Confesiones exquisitas. Foto preciosa. Marca ferrocarriles.


En vez de toda la paz elegimos volvernos locos
una pesadilla de sepias borrosas
y tenedores de corcho y masticar peces fluorescentes
y derramar el elefante de sangre que llora
sobre toda una puta
página luego

Merecía la pena arrimarse al traqueteo de la ortiga, a la sabiduría del neón
ahora, años más tarde, me doy cuenta, era imposible no desear
siempre
más

No había logro
pero tampoco opciones

Conocíamos la ficción de las palomas, sólo veíamos sus cráneos
diminutos y frágiles como cáscaras deshidratadas
en el hoyo

Nuestra meta era un ir y venir de llagas desatadas
Idioma trucado donde se observa la vidriera prohibida
Flujo en el bigote y filosofía en el hígado sin culpa
Vaginas
lectura y vigilias

Dormíamos el celuloide con un jardín de hilos y mimbres
sin perfume o cloroformo

Es innecesario decirlo
pero hacía calor sobre la cuneta aunque no nos disparaba nadie
y no vivíamos en Hollywood
Pero silbábamos delante de todas las sirenas hembra
siempre con ese don
desperdicio de tulipanes
con ese aire de grandeza inoportuna, de salvajismo
y destreza alfa

Nuestro cómputo de carne y sudor llenaba el aire de lejía
Y nos deseaban sólo las mujeres que no amábamos
pero era posible jugarse la vida por una tontería
y nos importaba bien poco si tú o ella

Una nube de polvo, el mundo
Éramos esa ira inmersa en el destello
Jóvenes
Locos
Temerarios
en medio de una era

Era sobre tanta hierba
que era indigno el día mal vivido

O para maldecir la tierra inmóvil, vete tú a saber si
no
preguntábamos
con lengua ciega a la hora de las rosas mudas
para esparcir el sonido de una estela precaria
como coroneles viudos
conscientes de sus medallas

Para partir sin corazón hacía el sol del camino
reemprender la desgracia de una galaxia ilegible
con nuestro esplendor sin forma
nuestra cochina existencia termodinámica
se basaba en eso y poco más

Sin tiempo apenas para pensar
en nada

Después de todo este camino
Amigo.
No he encontrado a nadie como


Me miro a diario en el espejo
El mismo lagarto me insulta

Y se que no es justo que estemos tan lejos

Que no puedo cambiar
Que no quiero cambiar

Que ni me lo propongo
aunque pueda

Porque vengo de
una playa en la que fabrico deshielo
y usurpo la fibra insuficiente de la herida
Con los trenes me distraigo
Y en un túnel
El tuyo
El mío
Sigo buscando aún

El resto del mundo me odia
Sólo tú NO me odiabas
Pero yo
escribo a diario

y ni hay olvido
ni arrepentimiento.


Etiquetas:

Pintar..



Pintar un cuadro naif, burda copia de el arca de noe
de oscar borrás.
Bailar descalza, anular el interrogante,
golpear tu desdén. quitarte la camisa a zarpazos
No te amo. Me amo.
Estas letras no se empujan
por ira o angustia
se desembarazan de mi
naturales, líquidas.
Escaparme con Álvaro a Cuba
engullir unas setas
desplazarme a un lado en la cama
y poder
que no haya nadie ahi, jodiendo estirando de la manta
pegando patadas, inventandose los sueños por la mañana
escupiendo verde en la pila, tosiendo al panadero.
Escribir mucho, en una máquina vieja, en la otra parte del mundo
en la otra parte de la calle.
no tener relaciones con las cocinas, las montadoras de nata,
las formadoras para pizza
pintar un cuadro naif, burda copia de un paisaje de altea, de
oscar borrás
trajinar con mis cosas aqui y alli
jugar
estar sola, moverme sola, creerme sola
crecerme.
(2002)

Kilos de...

Sobredosis de mi, engullo el aire
las chavalas de la cafetería muerden el humo
aprietan escote, bailan comoo ninfas entre mesas de chapa.
enredadas en piernas.
Fiesta matutina, este llover de gente
juntando las manos giro la cara a la luz
Sobredosis de mi
espejos
rutinas.
Fuegos que cruzan el aire, manchando las paredes
huyendo por los pasillos huecos.
El jubilado democrático durmiendo a la sombra
el lumigas en la casa vieja.
Los laboratorios, los jueves frescos, los anti plaga
en su furgoneta verde
fumigando casetas de ciegos.
Querido despertar.
Voy a sumirme en la bañera
estado de embriaguez jabonosa.
Me acaricias las tetas mojadas.
Sobredosis de mi.
Balcón nefasto, ventana a las viejas mironas.
Kilos de sueño
y pastillas

(2002)

jueves, 17 de mayo de 2007

Del por qué no dono esperma a menudo, de la fila de cruces que encontré sobre la mesa de conglomerado sueca


La primera cruz
se resbaló y cayó en un charco de vino blanco

La segunda de serrín se deshizo
antes de ser izada encima de un montículo
de arcilla y humo

La tercera fue devastada por el
éxtasis de un hacha de mármol
en el ojo de un enjambre

la cuarta
llevaba incorporados clavos de
acero inoxidable
fue fácil desenroscarla
y rociarla con diminutivos de cristal

la quinta era una piruleta
sabía a almendras y a rodillas chinas
me la comí despacio


la sexta la trajiste tú

En ésa me clavé
después de asegurarme de su consistencia
y llamar a gritos

a mi asesor de imagen

Etiquetas:

El juez olvidó la toga en la tintorería. ¿Cómo hará ahora para dictar sentencia?, me pregunto.

Se de ese punzón afilado
No en vano
me apuntas con él
Pero es tolerable
(Es difícil acabar conmigo)
uno
otro hábito
Estoy demacrado sobre el signo
con instinto de deterioro
-Pero doctor, ella me gusta de verdad
-Cálmese muchacho. De nada sirve lamentarse

En cualquier caso el acróbata chillón no vuelve

No me digas que escribo bien no me pidas
que respete al cretino al que te entregas

Desde la otra orilla escalé (siempre) el pupitre dónde aprendía
a ser cuchillo
con diez dedos de conjuro
sobre el procesador de textos
Y el frío que tiene la talla de tus inmensos ojos
calienta el peaje por la pendiente de mi gas mudo
y un fetiche más en el logo
raro en la astronave
me tatuaré tus colmillos en el pene
y brillará más que la sangre en la vitrina

Mi defecto
colecciono cosas

Tu defecto
las desprecias

y

nada es lo suficientemente crucial
la dedicación no altera el rumbo del grito

y

nos hemos sacudido la lluvia del pecho
es tan frío el escondite sin pomada pero en ocasiones
la asfixia roza la claridad

y

lo barrería todo con un arroyo de té rojo

y desaparecería en un terrón de azúcar con alarma antiácidos

y

te seguiría escribiendo

pero prefiero ignorarte

Reventada

De artilugios que penetran por las ranuras
De pelos sedosos de hombres amorosos
De máscaras distintas con un mismo fin
De sudores producto de mis imparables hormonas

La leche me sabe igual cada día
Si tomo la entera
Buff, me siento llena
La semidesnatada
Me deja turbada
Y la que es agua
Ni siquiera me da fuerzas para
Levantarme de la cama.

Todos iguales,
Animales, fieras
Y yo...
acompasando
Me sumo a la estadística apestosa de
Fofos y flácidos, de
Rubios y altos, de
Bohemios despeinados
Y yo...

¿Para eso estudio “Novela del XIX”?

Acontecimiento(s)

La gente
se agolpaba sobre el asfalto
mirando al cielo,
donde se libraba
la asombrosa persecución

mirábamos también nosotros
tú /
yo / y unos cuantos
indignados por la barbarie
que ante nosotros se aplaudía

la figura sobrevolaba nuestras cabezas
realizando cabriolas
y movimientos
bellos y arriesgados

tras él, varias decenas de
aviones de guerra y
helicópteros militares
imitaban a duras penas el vuelo
de la figura para darle caza

desde el suelo, a escasos metros
de nosotros
de ti /
de mi / y de unos cuantos
las armas de algunos agentes de la ley
escupían con furia sobre aquel ser
que sin duda
parecía venir de otro mundo

finalmente el macabro espectáculo terminó

El alborotado gentío
Se sobrecogió cuando uno de los misiles lanzados
por uno de los aviones
Impactó
sobre el perseguido,
que no tardó demasiado
en chocar contra el suelo

me pareció que mientras caía
durante algunos instantes
había mirado hacia nosotros
hacia ti /
hacia mi / (y hacia unos cuantos)

todos aplaudieron a la vez que exclamaban
“hemos derribado a un Ángel”

miércoles, 16 de mayo de 2007

Abajo ladran los perros, al unísono, parece. Pasan los trenes.


Voy a ir tragando así a la fuerza
el circuito de hojaldre
No costará tanto
Si trizó la lengua entre colmillos nembutal
Tu recuerdo, veredicto guiado
a la papelera de reciclaje
No costaba demasiado reírse
Es cierto
Tu pelo salpicado sobre el colchón
mi guitarra heroica
yo capitán
tú lágrima
Veíamos pelis de Viscontti incluso
miraba de reojo yo
tus genitales propulsados como un pulgar
rojísimo
y húmedo
Mi cabeza es una butaca vacía ahora
no quedan trucos ni fantasmas afilados en la chistera
el molde está próximo a la anulación
y despega de un brote envejecido
olisqueando
con júbilo la horca balancea
un sol químico y
tirito a su merced
y
se que no vas a volver
y que todo puede ir a peor

aunque no me importe


Etiquetas:

¿Quién preferirías ser? Han Solo o Jimmy Hendrix. Me lo pensé demasiado. El genio se fue por dónde vino

Es corto este cielo
lleva colgando el rancho para las bestias
durante
al menos
un par de horas
¿me subo o no me subo?

y si dijera siempre lo mismo
me cago, ¿en qué?

en la flor
por ejemplo

todo a punto
la mercromina para las heridas
te callo
con un lazo
no puedes creerlo en la víspera
tienes que decir ya
y después... respirar

desnudas el rebaño con mirada FARO feed back to 1000
y nada
TOPE cinemascope
Aunque
eso sí
un mono sólo
al fin y al cabo
menos peludo
más diplomático

-¿te compras una mierda?
-¿una como esa?
-No. Una como la mía


Bueno, de momento paso. Vuelva a tiempo
a la próxima ventanilla
tal vez, me lo piense
regateemos un poco
podríamos construir un campo de fútbol para cultivar judías
¿podríamos?

Nadie te querrá por tu poesía
¡IMPOSTOR!

Su plazo ha expirado
Sigue expirando
Expira continuamente
Es un no parar...
Un sin vivir...
Lo lamento pero así es

Me cago ¿en qué?

En la flor
Por ejemplo

En el reloj
En las pisadas y el cansancio
En la fe en el alma en la ley del fuerte en la luz y el negro en la luna en la le-
ve gama de colores sometidos a idéntico enigma orden a veces a las dos a las tres
y siempre desorden luego
en mí
en ti
y en todos los demás

Nombrando

La silla se quedó temblando cuando él se incorporó
........................................................ palpitando
aquejada de un parkinson ridículo
inanimado y marrón.

Todo se volvió espuma, las cuencas de mis ojos vacías
e inexpresivas como las de cualquier muerto
gritaron Frutas y Putas y maléficos sueños que mueren.
........................................................ mueren.

¿Hay algo más siniestro que un sueño muerto?

Qué hacer con la soledad de ataúd, de simposio en
una ciudad costera. De atardecer helado cuando aún tu padre
no ha muerto y yo
quisiera
abrazarte si sucede.

Estar a tu lado es lo mejor que he sabido hacer.

La carne se vuelve corcho y puede que este malestar
sea una equivocación
de los dioses
y una mentira que no sé
dilucidar.

Pero siento la muerte con zapatitos pequeños de ridículo
taconeo
y las fobias que la preceden son acaso más
..................................................... tenebrosas.

Podría hablar todo el tiempo de los ojos tras el vidrio
de las manos que rodeaban mi cara en la cocina
de la tranquilidad exultante, de la jaula de acuerdos
y de las cruces de aire donde me colgaste.

Una canción habla de confusión y confianza.

Teclas y teclas, humo. Todo inconexo.
En realidad quiero insultarte, llamarte
Asesino.

Pero no.

Insoportabilidad

Estás ahí te pareces a esos tipos que siempre
tienen una sonrisa esos tipos que nunca se apoyan
en un hombro
para llorar
y que incautan drogas y tienen el cabello
peinado a un lado y los dientes de un oro casi
verde, castos y agrupados
las manos manchadas
la piel tan blanca.
Como
un
cirio, nuevo.

Un cirio.

Solipsismo

Sólo existe lo que observo
lo que oigo
lo que quiero

el mundo es mío y yo elijo
si hoy va vestido de gala o
se ha puesto un peto vaquero
para saltar por las nubes y
chapotear en sus caras de azufre

hoy me sumerjo en un vaso de vaho
con sus paredes húmedas y cómodas
ingenuo, individual, pasional y
efímero

hoy me olvidé el abrigo y
me constipé en el ajeno mundo.

lunes, 14 de mayo de 2007

Sobre la noche estrellado, la destrucción y otros mecanismos de resistencia




Prevés descorchado el corazón
tejido combustible
cuchicheas al principio casi inservible
pero del disparo no contienes su expansión estridente te despiertas
y compruebas que resignarse merecer la cobardía ese gesto dorsal no entra en tus planes
incluyes de las ideas picudas esa musculatura que se emborracha de aliviar el escollo poner así en fila las paranoias del dibujo facilitar luego despedazar el griterío
y el terror sin mescalina
a partir de tu mirada
alcance síntoma y genio de la tristeza aleta
con trenzas como si nada con su ira trepidante de discurso sin muros
exhibes pulmón y
pulimentados escalones fríos que descienden aún resistes triste pero
si el topacio calienta la forma del gemido
para hundirte mejor en el fuego de la pestaña
te desgañitas para que en el recuerdo
escoria de brújulas
tu versión (la más hipnotizada) culmine el tramo ensombrecido armas
resistes aún frenesí de arterias ajadas y calambres que rechazas en el perímetro de la cebada o el canibalismo del alma o lo que quiera y quieres que miras casi amas
temiendo el porvenir de tu deriva sin matices que
agujereada de ti
en tu más sagrada fuga
la única que cambia de rostro sin fatiga
remedia último espejo fulminante migajas de relámpago mal llamado acero de bullas corona de espinas
cerebro incendiario
o cocktail molotov nacido
de la inercia
la palabra pulcra herida que te numera te presiente fábrica de cuervos
dulce en lo más derribado
ardido en la fábula acuática que llueve sobre el rosal
y al relajarte en el filo del machete
aunque te importe poco si alcanzas los añicos campeón
no acabe sin crimen la pena sin tumba las farolas
te escojas así en la claridad
conozcas del delirio que te indulta la flor que sana
esa mosca sucia que eres y vuelas
di papel
sin más si amas
llora sólo si de verdad amas
serás cretino y poeta y además
amarás
pero si no
y aún después
tu alma en peligro
evidencia y molécula entre astros
signo que demuestre tu tamaño festival de puro individual héroe en tu madera
abrirá con un impulso irresistible
la compuerta de tu alma
regaliz
alquitrán o furia o lo que sea
el único prodigio que en el fondo conozca
tu respiración de gigante
el murmullo inquieto
tu latido rechoncho de música de cobre
el sable que en tu mano charlará
y sin arrepentirse al pronunciar
amor o una palabra
sabrá desvelar
que la diferencia es sutil
casi invisible
y tú puedes entretanto
o por si acaso
devoto
amante
dejar el corazón sobre el mundo
tranquilo lentamente
escogiendo el destino
verdugo
de un aceite salvaje
y vivo
de un límite que buscas porque ignoras
para saber
de mi
de mi y (claro) de todo lo demás

domingo, 13 de mayo de 2007

Ella

Frontera sobre frontera y miradas de desprecio. Cinco minutos. Cinco minutos. Por detrás 50 mujeres, tres de ellas embarazadas y dos con hijos de padre desconocido, se arrodillaban mientras penetraban dolidas, solas, invertebradas sentimentales, hacia aquel pequeño barco. No había tiempo, y quedaba la mitad. Empujones, gritos, más dolor. Ninguna era amiga de la otra. Ella lo vio desde lejos, pero podía intuir lo que ocurría. Ella, embarazada, enamorada, bonita, guapa, ojiclara, peliplanchado, se fijo en Otra Ella.
Otra Ella era igual pero al revés. Era pero no se consideraba. Realmente no sabía bien bien por qué razón quería coger ese barco. Arriesgándose, quizá muriéndose también. Pudiera ser más fácil engullir un poco de arsénico y morir sin más. Dolor, formaba ya parte de su vida, así que morir rota por dentro no hubiera sido nada nuevo.
Otra por detrás la empujaba para que se diera prisa. Cuatro minutos, cuatro minutos, son cuatro minutos, y quedaba más de la mitad. A lo lejos, al final de la cola Pequeña Ella miraba a su mamá: flaca, muy flaca, sin ojos de vida, sin ganas en la cara, sin fuerza en las manos, pero con esperanza en su hija, quería intentarlo. Morir intentando vivir es valiente, asentía Ella desde su pequeña pantalla.
Vuelve a empujar Otra y Otra Ella se rebota, le ha hecho daño. Bueno, realmente está jodida, por todas partes, implicando todos sus sentidos. Jodida y sola, o con cuarenta y nueve solas más. Otra Ella no está embarazada. Otra Ella no tiene un hijo. Otra Ella no tiene ni siquiera una oportunidad. Empieza a dar golpes fuertes muy fuertes jodiendo más a todas las otras solas. Titulares: “Loca inmigrante mata a cuarenta y nueve inmigrantes a golpes porque no le dejaban cruzar la frontera”.
Ella cierra los ojos, como con dolor y piensa: “Por qué no intentarán salvar su país”

Pequeño hombre ambulante

La cicatriz que seguro esconderás en alguna parte
del cuerpo pequeño
La variable situación de tu boca según el estado de ánimo.
Cierta caída de ojos, sentado enfrente.
Una mueca descarada, palabras malsonantes
imprecisión bajeza ritmo rápido demasiado
rápido para
seguirte he de hacer un cursillo
mondar los dientes con los dientes
romper con el puño el curso de una yema
existente y todas las filias
todas las fobias
No poder dejar de pensar en aquellas cosas que por
callarlas
se engrandecen.
Pensar en mi rodeandote A TI
con los papeles formando muritos
indestructibles.
Eso es demasiado
¿no te parece?

Panadero

Toma de tierra, salud, corriente.
Vas poniendo cachondo al personal, estos hombres
Se desnudan frente a sus mujeres con la luz apagada.

Toma de tierra, pájaros, timbres
EL SEXO EN LOS OJOS DEL PANADERO
AZULES
Mira tus pezones, tú quieres ganar algo.

Toma de tierra, chispas, agua
Vendrás a traer……………… aquí tu harina
Y tu leche, vendrás, a darme
Esos trocitos de AMOR, sólo quería
Que metieras la mano bajo el pantalón.
Que tocaras
MI RAJA.

Toma de tierra, es tarde, no hay trabajo.
Luego volverás, tengo
Esto para ti, querrías tomarlo o me temo que
Hemos perdido nuestra oportunidad.
PANADERO.

También el BOMBERO, te preguntó
Tu nombre, te enseñó los abalorios que portaba
Al cuello, y la bombona y el casco.

Quería casarse contigo y tú
Querías casarte con él hacer una boda de fuego
Y calambres y humos y sacrificios
Hermosos, ir de blanco.
Y ROJO

La historia del hombre PRESO
Es distinta quieres decirle que coma
Tatuajes, que vislumbre muerte
Que no se escude pretendiendo
SABER MÁS.
Que
CIRCULE

Amas al preso, amas al panadero
Quieres SEXO.
Quieres al BOMBERO.
Quieres.
(Pan)

Sólo un paso más y por fin caeré


Muchacho machacado te sientes grave en vez de la vida
de momento llegas para gritar
coágulo échate
sobre la pena con antifaz de leche

probabilidades con la nausea descosida del espejo
pólvora en la laguna dividida
si el cangrejo flojo te mancha con su rastro fijo
el cálculo visible endurece entonces tu pezón es comestible es
late próximo el trapo celular rojo
qué continúe quién
quiso
entender desplazar los dientes por la nevera pulsada por la aflicción.
tentativa de látigo perpetuo
a través de un mal paso mal dado
bajo el auspicio de la única clorofila

Ruja sondeada asa con anterioridad descartado neumotórax, de lo que debe
con toda seguridad tratarse
es de una pasta hecha de
pasajera tristeza alojada
en la vitamina de una mutilación

epílogo o diagnóstico
de lo que supurará
talento autolítico
con ser-te te con-formas

muchacho machacado tomas el sol, así esperas a la muerte hoy
sin temer la quemadura

hecho de migajas perfectas con una acrobacia que debieras temer pero deseas
cuando te hagas cargo del talismán ¿qué significarás
en la frontera del psico terror?
balbuceo o postrimería
¿de qué senilidad vinimos
dónde perderán los guantes nuestros dedos

y cuándo lo hagan
que no podrá NO matarnos entonces?

Llego ya para pronunciar tu nombre otra vez apuñalando la almohada
ya
Te derrites distraídamente y pierdo la fe en el descanso me condenas al insomnio con el itinerario de un dedo


Redondea la cifra que te ha crucificado
Siente asco de nuevo
A veces es lo más necesario
Reanudar el espasmo le da sentido a lo que no ves
Hasta que se despista otra vez en tu risa de serrín perenne en el estrago

El quicio puntiagudo y los cuatro millones de copias vendidas sin copyright
El cielo es una especialidad como la mandrágora pero azul
Y el balanceo precede a la quimera
Creo que estoy gritando
¿Me oyes tú?
¿Me oyes?

Poema publicitario en un intermedio de Alien sábado por la noche (Desechable)

Ya no necesitas hacer la limpieza a fondo.
Ahora podemos hacer tu vida más cómoda.
La inspiración no tiene límites.
Acérquese, llámenos o conéctese.
Quiero daros algo más con lo que saciar vuestra ansia.
Intensos sabores.

Resumiendo:
te
quiero
echar
un
polvo


han venido